Blog Martin México

Sustentabilidad

Víctor Puebla | Gabriela Warzecha

Víctor Puebla | Gabriela Warzecha

Autores

Chris Martin IV, en la introducción de nuestra revista “The Journal Of Acoustic Guitar” dice: “Nosotros los humanos hicimos un gran trabajo extrayendo los recursos de nuestro precioso planeta, y esta explotación de nuestro planeta nos permitió crear lo que nos parece una buena vida, y es una buena vida, pero corremos el riesgo de perderlo todo por nuestra codicia.”

¿Alguna vez se han puesto a pensar que el calentamiento global puede causar que la pícea de Sitka ya no sea capaz de regenerarse? O que los incendios de las selvas tropicales provocados a propósito ponen en riesgo nuestras maderas tropicales favoritas?

En nuestra compañía siempre buscamos ser sustentables pero no porque esté de moda, sino porque nos preocupa mucho el medio ambiente y las consecuencias que ya están afectando a nuestro planeta. La forma en la que nuestros especialistas escogen las maderas para hacer nuestras guitarras va mas allá de pegarle a los árboles y escuchar si “tienen sonido”. Evaluamos la situación económica y ambiental de cada sitio del que compramos las maderas para asegurarnos que nos van a ayudar a hacer excelentes guitarras no solo hoy, sino mañana y siempre. Estamos orgullosos de saber con exactitud la procedencia de nuestras maderas. La mayoría de los lugares tiene muy presente el hecho de que talar todos los árboles significaría perder empleos y no poder generar dinero nunca más. 

Por ejemplo en Guatemala los aldeanos locales dividen los bosques en secciones y trabajan en una sola sección entre 5 y 10 años antes de pasar a talar la siguiente sección, las secciones son lo suficientemente grandes para que con este tipo de rotación dure uno o incluso más de un siglo. 

El desafío al que nos enfrentamos no solo es encontrar la forma de conseguir madera sustentable sino satisfacer a los guitarristas. 

Martin Guitar y su ayuda al planeta

Cuando hablamos de una guitarra acústica, la mayoría de los músicos busca una de las tres maderas clásicas: abeto, caoba o palo de rosa. En 2017 tan solo en Estados Unidos se vendieron más de 2.6 millones de guitarras, lo que representa mucha carga para solamente 3 especies de árboles. En muchos casos esa preferencia no se debe al miedo a lo nuevo y desconocido sino a la tradición, por ejemplo “mi papá tocaba una una D-28 de palo de rosa de Brasil, entonces yo también quiero tocar una D-28 de palo de rosa de Brasil.” O a lo mejor un artista muy influyente está usando una D-45 pre-war, es decir de antes de la segunda guerra mundial, entonces sus fans van a querer una guitarra con las mismas especificaciones.

Lo irónico es que a pesar de nuestro profundo compromiso con nuestra tradición, amar una Martin significa amar los cambios. Lo que hace que una D-28 sea una D-28 y lo que hace que una Martin sea una Martin ha evolucionado al igual que los recursos, los gustos y los estándares.

Como ejemplo, en el año 1918 dejamos de usar el marfil en nuestras guitarras, debido a que aumentó la conciencia sobre el peligro que esto representaba para la población de los elefantes. En 1969 hemos cambiado el palo de rosa de Brasil por el palo de rosa de la India y la D-28 a pesar de este cambio siguió siendo la D-28. A lo largo de los años hemos cambiado mucho y esperamos que con el paso del tiempo sea más fácil educar a la gente de que las maderas alternativas realmente suenan y funcionan muy bien. 

Pero entonces si no son las maderas, que es lo que hace que una Martin sea una Martin? la respuesta es simple – la tradición de la excelencia. Esta tradición es la que pasa de generación en generación, cada parte de nuestras fábricas tiene un solo propósito – hacer estupendas guitarras.